Izquierda Unida apoya la creación de un marco de negociación entre el gobierno y representantes de trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento

La grave situación de falta de personal en todos los servicios del consistorio originada a raíz del desmantelamiento de lo público de la gestión del Partido Popular hacía necesaria y urgente la adopción de medidas consensuadas


El Consejo Local de Izquierda Unida en la ciudad de Córdoba saluda el establecimiento de un marco de negociación y articulación de medidas entre el comité de empresa del Ayuntamiento de Córdoba, en representación de los trabajadoras y trabajadores del Consistorio, y el Gobierno Municipal.

La falta de personal en todos los servicios empieza a ser dramática y la responsabilidad recae directamente en el marco legislativo que ha impuesto el Gobierno central del Partido Popular. De la mano de su mayoría absoluta en el anterior mandato han venido todas las normas que coartan de manera dramática la autonomía local. Hablamos de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, la Reforma de la Administración Local y la tasa de reposición, que impide sustituir a las personas que se jubilan en su totalidad —esta última aprobada en el gobierno de Zapatero—. El resultado es la asfixia de lo público, cuya consecuencia no es otra que la privatización para seguir manteniendo los servicios a la ciudadanía.

Lo que nunca explica la derecha es que derivar la gestión hacia lo privado le cuesta más caro a la ciudadanía. Las cuentas son muy simples, ya que las empresas repercuten en la contratación pública alrededor de un 6% de beneficio industrial y a todas hay que pagarles un 21% de IVA. Un ahorro directo si se gestiona desde lo público.

Es por ello que Izquierda Unida hace una apuesta firme por la contratación necesaria de personal para que la gestión de los servicios públicos se realice de forma directa, y no mediante externalizaciones hacia el sector privado.

Concretamente, la formación entiende que los servicios municipales carentes de personal son prácticamente todos, pero destaca que la Delegación de Infraestructuras —servicios de alumbrado, parques y jardines, parque móvil, vía pública y proyectos— ha sido una de las más castigadas por el Partido Popular en el mandato anterior, que, lejos de apostar por la contratación pública, se decantó por la privatización de dichos servicios.

Por todo ello, IU apuesta por una vía de solución global: la elaboración colectiva, con sindicatos representados en el Ayuntamiento, de un plan estratégico que solvente la carencia de personal que tienen los servicios básicos esenciales, así como la creación de cuantos espacios específicos y sectoriales que se consideren necesarios, atendiendo siempre a las prioridades marcadas por el equipo de Gobierno, que son, además de Infraestructuras, Servicios Sociales y el Área de Seguridad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies